Preguntas frecuentes

Resolvemos tus dudas sobre planes de pensiones

  • ¿Qué es un plan de pensiones?

    Un plan de pensiones es un producto que te permite ahorrar cómodamente, para que puedas disponer de un capital o una renta en el momento de tu jubilación o en caso de incapacidad y, en caso de fallecimiento, para que puedan disponer del mismo tus beneficiarios.

    Pero, además, los planes de pensiones son, hoy por hoy, el producto que te permite obtener el máximo ahorro fiscal en tu declaración de la renta.

    Compruébalo con nuestro simulador de planes de pensiones.

  • ¿Qué aportaciones puedo realizar?

    Aportación anual máxima

    La aportación anual máxima que puedes realizar depende de tu edad en el momento de realizar la aportación:

    Hasta los 49 años inclusive, la aportación anual máxima se fija en 10.000 euros.

    A partir de los 50 años, la aportación anual máxima es de 12.500 euros.

    Límites aplicables conjuntamente a todos los planes de pensiones individuales, asociados y de empleo, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial y seguros que cubran el riesgo de dependencia, así como a mutualidades de previsión social.

    Aportaciones a favor del cónyuge

    Además de las aportaciones a tu plan de pensiones, si tu cónyuge no tiene rentas a integrar en la base imponible del IRPF, o estas son inferiores a 8.000 euros, podrás reducir las aportaciones a su plan de pensiones, con un límite máximo de 2.000 euros. Estas aportaciones estarán exentas de tributación en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, con independencia del régimen ganancial que tengan.

    Aportaciones a favor de personas con alguna minusvalía

    Si el titular tiene una minusvalía física igual o superior al 65% o psíquica igual o superior al 33%, la aportación máxima que puede realizar a su plan de pensiones es de 24.250 euros, con independencia de su edad.

    Pueden realizar aportaciones al plan tanto el propio titular como sus familiares en línea directa (hijos, padres, abuelos...) o colateral hasta el tercer grado inclusive (hermanos, tíos, sobrinos), así como su cónyuge o aquellos que le tuviesen a cargo en régimen de tutela o acogimiento.

    Las aportaciones realizadas por cada una de las personas que no son titulares del plan deben ser como máximo de 10.000 euros, independientemente de las aportaciones que realicen a su propio plan.

  • Fiscalidad de las aportaciones.

    Fiscalmente, el límite anual de las reducciones en la base imponible del IRPF por aportaciones realizadas a planes de pensiones individuales, asociados y de empleo, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial y seguros que cubran el riesgo de dependencia, así como a mutualidades de previsión social se calcula de forma conjunta. Así, puede obtenerse una reducción fiscal de hasta un 56% en territorio común (variable según la Comunidad Autónoma), 52% en Navarra, 49% en Guipúzcoa y 45% en Álava y Vizcaya (según la legislación vigente en febrero del 2013).

    El límite máximo de reducción será la menor de entre las siguientes cantidades, teniendo en cuenta que la base liquidable general no podrá ser negativa:

    El importe de las aportaciones realizadas (que están limitadas a 10.000 euros anuales hasta los 49 años inclusive y a 12.500 euros anuales a partir de los 50 años).

    El 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio. A partir de los 50 años, este porcentaje será del 50%.

    Las cantidades aportadas que no hayan podido reducirse podrán serlo durante los cinco ejercicios siguientes.

    Actualmente, los planes de pensiones individuales pueden contratarse on-line mediante el servicio Línea Abierta.

  • Ventajas de las aportaciones periódicas.

    Para que puedas planificar tu futuro mientras disfrutas del presente, en ”la Caixa” ponemos a tu disposición una variada selección de planes de pensiones, con los que podrás realizar aportaciones desde hoy mismo de la manera que te resulte más cómoda, y por muy poco dinero al mes.

    Con la máxima flexibilidad: decides la periodicidad de tus aportaciones (mensual, trimestral…).

    Decides si quieres incrementar las aportaciones según el porcentaje que nos indiques.

    Incluso puedes decidir dejar de aportar en cualquier momento.

    De este modo, al final del año no tendrás que realizar un desembolso importante de dinero para obtener el máxima reducción fiscal.

  • ¿Cuándo podré cobrar mi plan?

    En caso de jubilación:

    Cuando te jubiles en el correspondiente régimen de la Seguridad Social, podrás decidir cómo y cuándo deseas cobrar tu plan en tu oficina de ”la Caixa”.


    Si no tienes acceso a la jubilación (por el hecho de no haber cotizado nunca a la Seguridad Social, etc.), la contingencia se entenderá producida a partir de la edad ordinaria de jubilación en el Régimen General de la Seguridad Social (65 años), en el momento en el que el partícipe no ejerza o haya cesado en la actividad laboral o profesional y no se encuentre cotizando para la contingencia de jubilación para ningún régimen de la Seguridad Social. No obstante, puede anticiparse la prestación, siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos establecidos por la normativa aplicable, a partir de:

    • Los 60 años de edad.

    • Los 45 años de edad, si el titular es minusválido.

    En caso de incapacidad:

    El plan puede hacerse efectivo en caso de incapacidad laboral total y permanente para la profesión habitual, o absoluta y permanente para cualquier tipo de trabajo, o gran invalidez, determinadas conforme al correspondiente régimen de la Seguridad Social.

    En caso de fallecimiento:

    En el supuesto de fallecimiento, tanto en el periodo en que se realizan las aportaciones (partícipe) como en el de cobro de prestaciones (beneficiario).

    En caso de enfermedad grave:

    Cuando se acredite con un certificado médico de la Seguridad Social o de una entidad concertada:

    • Cualquier dolencia física o psíquica que incapacite temporalmente para la ocupación o actividad habitual durante un periodo continuado mínimo de 3 meses y que requiera una intervención clínica de cirugía mayor en un centro hospitalario o tratamiento en el mismo.

    • Cualquier dolencia o lesión física o psíquica con secuelas permanentes que limiten parcialmente o impidan totalmente la ocupación o actividad habitual, requiera o no asistencia de otras personas.

    En caso de desempleo de larga duración:

    Cuando el partícipe se encuentre en situación legal de desempleo (no voluntario) siempre que esté inscrito en el INEM u organismo competente y no perciba prestaciones contributivas.

  • ¿Cómo podré cobrar mi plan?

    En caso de fallecimiento, bien durante el periodo en el que se realizan las aportaciones, bien en el que ya se está cobrando una renta, el saldo acumulado lo cobrarán por orden excluyente y preferente, el cónyuge no separado legalmente, los hijos, los padres o los herederos. Si el partícipe o beneficiario lo desea puede designar expresamente las personas que serán beneficiarias de su plan de pensiones.

    • En forma de capital:

    Se cobran todos los derechos consolidados acumulados en forma de capital único.

    • En forma de renta financiera:

    Consiste en una renta cuyo importe y periodicidad (mensual, trimestral, semestral) decide el cliente y que se abona hasta la finalización del saldo acumulado. En cualquier momento puede realizarse una liquidación total del saldo que queda pendiente o de una parte del mismo, en cuyo caso dejan de abonarse las sucesivas rentas hasta compensar el saldo anticipado.

    • En forma de capital y renta financiera (mixta):

    Se cobra una parte en forma de capital y otra parte en forma de renta financiera.

    • En forma de renta asegurada o de seguros:

    Existe la posibilidad de cobrar vitaliciamente una renta, a una o dos vidas y con o sin seguro de vida. Además, si se desea, puede optarse por contratar una renta durante un periodo de tiempo determinado, pero sin capital de fallecimiento.

    • En forma distinta de las anteriores (pagos sin periodicidad regular).
  • Fiscalidad de las prestaciones.

    Percepción de una renta por jubilación

    El importe que se recibe en forma de renta está considerado como rendimiento del trabajo y, por lo tanto, está sujeto a retención. De este modo, se tributa por la renta anualizada que se perciba.

    Las personas con discapacidad tendrán una exención de hasta 3 veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples).

    Percepción de un capital por jubilación

    En caso de que se cobre un capital, el 100% de los derechos consolidados se incluye en el IRPF como rendimientos del trabajo. No obstante, para aquellas aportaciones realizadas hasta el 31-12-2006, si han pasado más de 2 años entre la primera aportación al plan de pensiones y la fecha de jubilación, se mantiene la reducción del 40% de los derechos consolidados correspondientes a estas aportaciones, es decir, se tributa por el 60% de estos. Esta reducción solo puede aplicarse en un único ejercicio para la misma contingencia.

    Incapacidad

    Si se reciben prestaciones en concepto de incapacidad, su importe tributa como rendimiento del trabajo. La tributación es la misma que en el caso de jubilación pero, si se cobra un capital, se aplica la reducción del 40% a los derechos consolidados correspondientes a las aportaciones realizadas hasta el 31-12-2006, sin necesidad de que hayan transcurrido 2 años entre la primera aportación y la fecha de la incapacidad.

    Fallecimiento

    En caso de fallecimiento durante el periodo en el que se realizan aportaciones, si los beneficiarios reciben un capital o una renta, la tributación será la misma que la que tendría el partícipe, es decir, como rendimientos del trabajo. No se tributa en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

  • ¿Puedo traspasar mi plan de otra entidad a un PlanCaixa?

    Sí, en cualquier momento, tanto si eres partícipe como si has empezado a cobrar, y tantas veces como quieras en les condiciones establecidas en el plan de pensiones y sin ningún coste adicional.

  • Algunas palabras clave.

    • Aportación: cuotas periódicas o únicas que abona el partícipe.

    • Beneficiario: persona que tiene derecho a percibir las prestaciones. En caso de jubilación o invalidez, es el propio partícipe, y en caso de fallecimiento, los beneficiarios son aquellas personas que el partícipe haya designado.

    • Contingencia: acontecimiento que da lugar al cobro de la prestación (jubilación, invalidez, fallecimiento o dependencia).

    • Derechos consolidados: saldo del plan de pensiones. Corresponde al número de participaciones multiplicado por el precio de la participación en el día que se realiza la consulta.

    • Entidad depositaria: entidad responsable de la custodia y depósito de los valores monetarios del fondo, así como del cobro de las aportaciones y el pago de las prestaciones. También controla la actuación de la entidad gestora. En nuestro caso, la entidad depositaria es Caixabank, S.A., en adelante ”la Caixa”.

    • Entidad gestora: entidad encargada de gestionar y administrar el patrimonio del fondo. En el caso de nuestros planes de pensiones, la entidad gestora es VidaCaixa, S.A. de Seguros y Reaseguros.

    • Participaciones: partes alícuotas en que se divide el patrimonio de un fondo y que están sujetas a cotización o valoración.

    • Partícipe: persona física en cuyo interés se crea el plan.

    • Promotor: entidad, sociedad o colectivo de cualquier tipo que promueve la creación de un plan.

    • Simulador: herramienta que te permite conocer cuánto te ahorras con tu plan de pensiones.

NRI: 0122-2014-5555